El dispositivo Rafiquito

Asa Griggs Candler fue quien hizo mundialmente conocida la fórmula en base a coca y nuez de cola desarrollada por el químico John Pemberton como medicina. Sí, es la Coca Cola. Griggs fue un precursor del marketing y su estrategia se basó en in que de cada 5 dólares invertidos en Coca Cola, 4 se destinasen al mercadeo y solo 1 dólar para la producción misma. Así se hizo mundialmente conocida la chispa de la vida.

A diferencia de la Coca Cola, que solo ofrece alegría, felicidad, amor… en Ecuador hemos desarrollado un producto mucho más completo que ofrece por sí mismo todo lo que una persona pueda desear: autoestima, paz, felicidad, seguridad, dinero … poder.

Nuestro producto, hecho por ecuatorianos, con materia nacional y para todo el mundo, también se basa en el mercadeo. Al igual que la Coca Cola, ofrece satisfacciones intangibles difícilmente constatables. Las otras, las tangibles, como el dinero, claro que se pueden constatar y contar, como de seguro lo harán los dueños de ambas marcas.

Nuestro producto abarca todo lo que un pueblo puede requerir para ser feliz. No necesita de nada ni nadie más. Perdón, sí necesita de quien le reconozca su grandeza y lo aplauda, pero absolutamente nada ni nadie más. Por lo demás se basta solo. Se sirve de un complejo sistema de espejos, artilugios mecánicos, hologramas, sofismas digitales y caretas que levantan manos y repiten con voces fingidas lo mismo que dice nuestro maravilloso bálsamo doquiera que se encuentre. Ha utilizado la última tecnología de punta para aparecer negro y enjuiciar a quien dice la verdad, para aparecer esmirriado y de chiva para negar una consulta popular, para aparecer como juez y dictar sentencias, para multiplicarse por 100 y levantar las patas frondosas de aborregadas pieles que aparecen como humanas.

En todo lugar y mediante cualquier disfraz nuestro gran dispositivo nos brinda seguridad, confianza, paz y alegría, nos hacer sentir poderosos y nos asegura la satisfacción total. Hace reír y culpa de cualquier mal a todo aquello que él no vende, a la competencia. Se administra por todas las vías posibles: en audio para el oído, en video para los ojos,  en crema para la piel, en supositorio para los intestinos resistentes, intrauterino para prevenir desvíos en las futuras generaciones y vaginal para garantizar orgasmos continuos.

Este maravilloso producto aconseja su consumo continuo y perpetuo. Se asegurará de que lo consumas aunque no lo quieras, nunca podrás evitarlo, se te presentará una y otra vez donde menos te lo esperes: en el partido de fútbol de tu equipo (excepto el Ballenita FC, ahí no aceptan sus pautas.. aún), en la novela de la noche, con Bob Esponja y también con Homero, en la radio opositora que acepta sus propagandas (no faltaba más!), en el papel higiénico del baño público, en las toallas sanitarias y, claro, últimamente en los condones hipersensibles.

Quién necesita nada más que nuestro dispositivo rafiquito? Por supuesto que nadie necesita nada más. Y si a alguien se le ocurre que rafiquito no es suficiente, pues es un idiota, estúpido, corrupto, tarado, vendido, traidor, ladrón, gordo, horroroso, puerco, tonto, garrotero, ignorante, tipejo, pateable, cretino, ecologista infantil, mediocre, sátrapa, con zapato en la cabeza, tonto, torpe, troglodita, politiquero, sabido, caretuco o, sin más: pelucón.

Está claro canallas? no necesitamos nada más que esto. Tenemos a rafiquito. Y si esto no te basta quédate callado. Si hablas te caerá toda la fuerza de la ley. Hay que ser imbécil para no entender que hoy y para siempre, necesitamos a rafiquito, sin él no somos nada.

Está claro canallas? no necesitamos nada más que esto. Tenemos a rafiquito. Y si esto no te basta quédate callado. Si hablas te caerá toda la fuerza de la ley. Hay que ser imbécil para no entender que hoy y para siempre, necesitamos a rafiquito, sin él no somos nada.

No necesitamos consulta popular. El 76% de la población son unos ineptos inconscientes que no son capaces de ver lo obvio: rafiquito es todo. ENTENDISTE?

Anuncios