LA QUINIELA VENEZOLANA II

Hace un par de semanas escribí un primer artículo con el mismo nombre en el que elucubraba sobre la peor forma de salida a la crisis venezolana: la intervención militar norteamericana.

Sorprendentemente la situación ha degenerado tanto que ya se la considera una opción viable, Maduro ha hecho ejercicios militares y se prepara a la población a resistir a la intervención y a Sudamérica a unirse en su defensa. Diosdado Cabello anuncia que quienes no se unan a la defensa serán tratados como traidores, al parecer muchos sectores en Venezuela ven con agrado una intervención que los libere de una casta corrupta enquistada en el poder y que hace pleno ejercicio del monopolio de la fuerza y del sistema judicial.

Lo que sucede con Sudamérica es un reflejo de lo que sucede a nivel global: Estados Unidos va perdiendo espacio y su rol de líder global está bajo directa amenaza. La multipolaridad global provoca que los diferentes centros encuentren réplicas a sus ondas expansivas en todas las latitudes, nuestro subcontinente no podía ser la excepción.

Desde 2010 hemos visto una serie de hechos que evidencian el debilitamiento norteamericano y la pugna de los nuevos actores por ver su poder reflejado geopolíticamente. Lo podemos ver en la Primavera Árabe que derribó gobiernos aliados de Estados Unidos, en Europa con la anexión que hizo Rusia de Crimea y el apoyo a los separatistas en Donetsk. También está en la incapacidad de imponer sus intereses en Siria, razón por la que ya van 4 años de guerra civil en la que tienen intereses Rusia, Irán, Israel, Arabia Saudita, Turquía, Kuwait, Qatar y la nación kurda hasta donde puedo visibilizar.

El hecho es que el músculo norteamericano tiene rivales poderosos en casi cualquier escenario del planeta. Pero hay más evidencias de debilidad estructural en USA como es el abandono del dólar en varios acuerdos comerciales internacionales, el hecho que según los número chinos ya ellos el 2014 se constituyeron en la primera economía del mundo, la reserva de oro de China se especula es mucho más grande que la que se hace pública, mientras que sucede exactamente lo opuesto en USA, donde la Reserva Federal (allá el Banco Central es privado) demanda que no es necesario verificar el oro de Fort Knox, que deben confiar en ella (la última vez que se verificó la cantidad de oro fue en 1.953), el déficit presupuestario que ya superó los 17 trillones de dólares (17 más doce ceros delante), podríamos seguir refiriendo datos, pero no es necesario.

Geográficamente el centro de poder global se desplaza hacia Asia. El gigante chino por ser el mercado más apetecido, impone condiciones, sanciona a empresas, fuerza a compartir tecnología de punta con las empresas chinas… y lo logra! todos ceden. (Qualcomm que diseña microcomponentes para celulares pagó 975 millones de multa por prácticas monopolistas y fue forzado a compartir su tecnología con la empresa china de semiconductores SMIC).

China se propone crear el Banco de Inversión e Infraestructura Asiático con la directa oposición de USA, en razón de que con esa institución pretende desplazar al Banco Mundial. Finalmente ayer, viernes 14, Estados Unidos recibió un duro golpe de su mayor aliado global: Inglaterra, que han decidido aportar a la conformación de esa institución, instando a Corea del Sur y a Australia a que también lo hagan. Lentamente la estructura global liderada por USA a partir de la Segunda Guerra se va desmoronando.

La injerencia internacional de quienes disputan la hegemonía a USA tuvo como puente predilecto a Chávez en Venezuela. Él fue quien abrió las puertas de Sudamérica a obscuros personajes como Putin, Gadafi o Ahmadineyad, pero también a China, más refinada, lejos a las estrategias de fuerza, ellos apuestan (y lo están logrando) a ganarle el juego al capitalismo con sus propias reglas.

Todo esto para decir que Estados Unidos, hoy más que nunca tiene motivos para invadir Venezuela y defender su patio trasero a toda costa de otros poderosos intereses imperialistas. El brazo fuerte de Estados Unidos sigue siendo su brazo militar, el más grande de la historia de la humanidad, como no usarlo en semejante crisis? No solo que es una opción para USA, sino que mantener su hegemonía en esta parte del mundo es su garantía para la supervivencia económica.

Es indispensable que Ernesto Samper y la UNASUR intervengan en Venezuela y propongan un camino de retorno a la Democracia en Venezuela, de lo contrario Estados Unidos lo hará, tiene sobrados intereses.

 Jorge Alvear T.

Anuncios