Can the East save the West?, By Parag Khanna

Las últimas décadas demuestran que Asia propone un modelo alternativo al eje democracia-capitalismo occidental, en su lugar propone un modelo en base a resultados, de carácter mixto en la economía (mercado orientado por el Estado), tecnocrático y culturalmente conservador.

En otras palabras testea la posibilidad de que a la gente le sea secundario vivir en democracia u otra forma de autoritarismo, siempre y cuando su estabilidad material esté asegurada. Promueve la hipótesis de que culturalmente la sociedad en su conjunto evoluciona lentamente, mucho más lentamente que quienes lideran las innovaciones en temas como género, diversidad o migración, por lo que el Estado no debe adoptar esas posturas sino contenerlas. Los derechos civiles y humanos que se expresan en prácticas religiosas o en torno al acceso a la justicia pueden ser negados a individuos si se considera que ello es positivo para el conjunto (Duterte por ejemplo).

Este modelo cuestiona pilares fundamentales de occidente. Aún queda por ver si el modelo asiático es sostenible en el largo plazo, así como queda por verificar si Occidente puede superar la crisis que hoy enfrenta la democracia y los riesgos que implica para la sostenibilidad de su modelo la exorbitante inequidad actual.

El siglo XXI ya no puede regirse por las herencias del siglo XX, está marcando su propia e importante impronta en la historia.

Comparto este interesante artículo sobre el éxito asiático reciente, publicado en Project Syndicate, su idea central se sintetiza en el siguiente párrafo:

” The financial crisis in 1997 soon exposed the costs of rampant crony capitalism and the flaws of paternalistic but incompetent governments. But the new iteration of Asian values isn’t going away. Asians are not only doubling down on their own principles of mixed capitalism, technocratic governance, and social conservatism; they are also exporting them through intensifying commercial relationships, coordinated investments, and technology transfers.” P. Khanna

Can the East save the West?

 

 

Jorge Alvear

Anuncios

A foreign policy for all. By Elizabeth Warren

Warren describe una visión sensata y equilibrada del significado de la democracia al interior de Estados Unidos y en el mundo en este artículo publicado en Foreign Affairs. La necesidad urgente de superar el pragmatismo económico para subordinarlo al fin último de la política y la economía: el bienestar general como una posibilidad real y no opuesta al desarrollo económico propio del siglo XXI.

Sin embargo, se puede palpar una significativa distancia entre  la mesura, la sensatez y el equilibrio de este discurso, frente a aquello que hoy arrastra a las masas al momento de optar por quien votar. El radicalismo y las posiciones extremas van de la mano de una población que siente que el sistema estrangula sus posibilidades de llevar una vida y garantizarse un futuro dignos con un trabajo honrado y cumpliendo con todo aquello que el modelo te pide.

En esta coyuntura en que la clase media se ve amenazada en Estados Unidos y en Europa principalmente, la sensatez no convoca. Elizabeth Warren sería una excelente presidenta de Estados Unidos y quizás lograría sentar las bases para robustecer la democracia tanto dentro como fuera de su país, pero últimamente los votantes atrapados por los grandes estrategas en campañas políticas, han terminado cometiendo serios errores por doquier. Dudo mucho del equilibrio y el desapasionamiento necesario en Estados Unidos para que Warren logre una victoria el 2020, su población está polarizada de forma muy radical.

J. Alvear

 

A Foreign Policy for All

Strengthening Democracy—at Home and Abroad

The Economic Consequences of Mr. Trump. By Project Syndicate

Un corto video, varias entrevistas y la sensación de que Trump ha gestado una burbuja inundando el mercado de billetes, pero que como toda burbuja no tiene una estructura sólida, sino que en cualquier instante reventará y sorprenderá a los bancos centrales desprevenidos y sin todas las herramientas necesarias para enfrentar una nueva crisis.

Gran trabajo de Project Syndicate:

https://www.project-syndicate.org/videos/the-economic-consequences-of-mr-trump?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=270a23357a-Economic+Consequences+of+Trump+OCT+24&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-270a23357a-101821185

 

J. Alvear

La buena política y la mala economía. Por R. Skidelsky

Sensato y sencillo artículode Robert Skidelsky para Project Syndicate en relación al inocultable vínculo entre el surgimiento del autoritarismo y el fallo sistemático del modelo económico especialmente luego de la crisis del 2008.

El último párrafo del artículo contiene las pautas de las temáticas sobre las cuales correrán ríos y ríos de tinta, lo cito:

“En tanto, preservar la buena política actual demanda prestar atención urgentemente a cuatro temas: los límites políticos y sociales de la globalización; la financierización de la economía real; el papel de la política fiscal y monetaria; y la desvinculación entre la retribución y el trabajo en una era de automatización acelerada.” R. Skidelsky

J. Alvear

 

La buena política y la mala economía

El verdadero problema con el libre comercio. Por Jayati Ghosh

Al conmemorarse 10 años de la gran crisis financiera han surgido un sin fin de análisis sobre sus causas y efectos, sin embargo pocos apuntan al centro del conflicto, que es la consolidación de unos cuantos oligopolios que hoy regulan las prácticas mercantiles, financieras e inclusive controlan a quienes elaboran las leyes en todos los gobiernos mediante sus fastuosos lobbys en los que invierten miles de millones de dólares cada año.

La realidad es que la crisis del 2008 coadyuvó a depreciar los salarios para hacerlos competitivos con China quien está dictando las reglas del capitalismo del Siglo XXI y sus reglas desprecian la democracia, la libertad de expresión, el sindicalismo y el estado debienestar en general. occidente se ha volcado a seguir las reglas del gigante asiático y está moldeando el sistema a su manera.

Estos comentarios son míos, pero podrían deducirse del artículo de Jayati Ghosh para Project Syndicate en el que analiza cómo el modelo inequitativo de globalización  se ha agudizado desde la crisis del 2008 beneficiando a unas cuantas empresas.

No, no es el socialismo la gran amenaza que se cierne sobre el capitalismo, es una versión profundamente excluyente que promete hacerlo insostenible.

J. Alvear

El verdadero problema con el libre comercio