Mientras tu dormías. Por Thomas Friedman.

Siempre Thomas Friedman logra sorprenderme en sus artículos gracias a su tridente analítico que expone las interacciones entre tres temas: desarrollo tecnológico, medio ambiente y política. Resulta una comprensión brillante, lúcida. este artículo revela lo que implica para el desarrollo científico la implementación industrial (en aproximadamente 10 años) de las computadoras cuánticas, este artículo nos prepara para un futuro inédito… si el internet ya fue una revelación insospechada, más aún cuando pasó de una velocidad de conexión de 33600 bytes por segundo a 300 megas por segundo, pensar en que las mayores fantasías puedan ser procesadas por un computador resulta simplemente inefable.

J. Alvear

He aquí un párrafo del artículo en cuestión publicado en el New York Times:

“For instance, “while today’s supercomputers can simulate … simple molecules,” notes MIT Technology Review, “they quickly become overwhelmed.” So chemical modelers — who attempt to come up with new compounds for things like better batteries and lifesaving drugs — “are forced to approximate how an unknown molecule might behave, then test it in the real world to see if it works as expected. The promise of quantum computing is to vastly simplify that process by exactly predicting the structure of a new molecule, and how it will interact with other compounds.”

Línk al artículo:

 

 

Anuncios

El real impacto en la economía norteamericana del recorte de impuestos de Trump. Por James K. Galbraith

La reforma tributaria aplicada por Trump trae una suerte de escenarios muy disímiles según quien los analice. He aquí una guía de las alternativas, especialmente crítica con la visión optimista e infundada de quienes apoyan este paquete tributario que reduce los ingresos fiscales para favorecer la concentración d riqueza entre los más ricos, el 0.1% de la población norteamericana.

El artículo en cuestión es de James K. Galbraith, escrito para Project Syndicate:

 

https://www.project-syndicate.org/onpoint/what-trump-s-tax-cut-really-means-for-the-us-economy-by-james-k-galbraith-2018-01

Ante el fortalecimiento de la economía, la FED reflexiona sobre un nuevo enfoque. Por Binyamin Appelbaum

La ortodoxia económica de los últimos 50 años está siendo puesta en cuestionamiento, no por la teoría, sino por la práctica. No se tiene claro el porqué la inflación no crece en Europa y Estados Unidos a pesar de varios años de estímulos económicos inéditos que han arrojado sobre el mercado varios trillones de dólares y euros.

Las explicaciones del lado de la oferta aparecen insuficientes, por el lado de la demanda han sido menos estudiadas, pero la recuperación de los niveles de consumo parecen indicar que allí tampoco está la explicación.

La Reserva Federal (FED) estadounidense ha abierto un sano debate sobre si la meta del 2% tope de inflación es sensato, si es conveniente la estrategia prevista de recortar los estímulos, subir las tasas de interés y recapitalizar las inversiones adquiridas durante la crisis. Se analiza una nueva meta de inflación, lo que supondría mantener el programa de estímulos por un tiempo no establecido hasta que la inflación se sitúe en torno a la nueva meta propuesta, que hay quienes sostienen podría llegar al 4%.

La FED fue pionera en la estrategia para salir de la crisis del 2008 con su programa de estímulos al cual se sumaron de manera desconfiada entre 3 y 5 años más tarde Japón y la Comunidad Europea. Este debate quizás también de luces sobre el funcionamiento de la economía en el siglo XXI, caracterizado por la globalización, la robótica y la inteligencia artificial. Esperemos el criterio técnico prevalezca por sobre los antojos del “very stable genius” de la Casa Blanca.

J. Alvear

Link al artículo del New York Times y cuya autoría es de Binyamin Appelbaum.

La juventud iraní y saudita intentan sepultar 1.979. Por Thomas Friedman

Interesante artículo de Thomas Friedman en el New York Times sobre las transiciones que se están gestando en paralelo en Arabia Saudita y en Irán. Estoy mucho más convencido de la viabilidad del cambio en Arabia Saudita que Irán, el primero progresivo desde el poder; mientras que el segundo incierto, con protestas con poca acogida en la capital Teherán y desde un poder absoluto que ya demostró su fuerza borrando las protestas del 2009 y forzando la reelección de Mahmud Ahmadineyad.

J. Alvear

El link al artículo:

La norma no es la democracia, la norma es la extinción. Por David Goldman

Me ha sorprendido este artículo por el caótico escenario que dibuja para Irán. Al parecer bien fundamentado evidencia una crisis que atraviesa desde lo ecológico a lo demográfico y financiero. Si esto es así, el éxito político militar fuera de sus fronteras que le ha valido una cuasi hegemonía en Medio Oriente ha tenido un costo excesivamente elevado. Una debacle en Irán voltearía la tortilla de manera impredecible en favor del sunnismo en momentos sumamente álgidos para una Arabia Saudita en transición, además de las zonas de guerra abiertas en Yemen, Afganistán y aún en Siria e Iraq; además de Hezbollah y el conflicto Israelí – Palestino que ha venido a incendiar Trump con el reconocimiento de Jerusalem como capital de Israel.

Quizás aún estamos muy lejos de la pacificación de Medio Oriente.

Jorge Alvear

Aquí el link al artículo en cuestión, publicado en PJ Media:

https://pjmedia.com/spengler/norm-not-democracy-norm-extinction/?utm_source=RC+World+Mideast+Memo&utm_campaign=4bd02ec0eb-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email&utm_term=0_1630639ffc-4bd02ec0eb-84131309

Trump y la economía norteamericana el 2018.

La economía es un arte abstracto. Las posibilidades de analizar su comportamiento en la historia están sujetos, como al analizar cualquier obra abstracta, a la subjetividad e intereses del analista. Este artículo:

https://www.project-syndicate.org/commentary/low-inflation-no-surprise-by-j–bradford-delong-2018-01/spanish

Cuya autoría corresponde a J. Bradford Delong en Project Syndicate, da pistas de la forma en que se creó una narrativa explicativa sobre la historia de la economía reciente norteamericana muy diferente a la explicación real de sus sucesos, es decir, que no está fundamentada en hechos y cifras, sino en la subjetividad interesada de los analistas en boga.

Esta interpretación posibilitó que se destierren las políticas keynesianas y se haga anatema del pleno empleo, fomentando una noción abstracta y no probada de la necesidad de una tasa natural de desempleo so pena de una inflación galopante. Esa es una hipótesis no probada pero que consistentemente ha orientado las políticas económicas del capitalismo en los últimos 50 años al menos.

Ello parecería prever que pronto nos veremos abocados a nuevas medidas recesionistas, tal como en el artículo se señala el Presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, produjo entre 1.979 y 1.982. Es el camino que Yellen ha dejado trazado a su sucesor Jerome Powell en la Fed, aún cuando no se ha llegado a la tasa del 2% de inflación esperada.

El pleno empleo es anatema para el capitalismo ortodoxo. La idea de que ello implicaría una subida general de salarios aterra a los propietarios de empresas. Ello disminuiría la competitividad norteamericana en el mundo, por ello hay que prevenirlo y por ello existe el modelo del Estado de Bienestar en que el Estado se encarga de proteger a quienes necesariamente quedan fuera del circuito económico.

Lo preocupante es que Trump ha recortado los ingresos fiscales en 1.5 trillones de dólares y conjuntamente con el Partido Republicano prevé recortar una larga lista de beneficios sociales para equilibrar el presupuesto. ¿Es sostenible promover una desaceleración económica en un contexto de baja inflación y desarmar simultáneamente el Estado de Bienestar en EEUU? ¿Es responsable promover desempleo sin una red de protección pública, en un contexto de sistemática reducción de la clase media norteamericana?

La lógica de Trump en favor de la clase empresarial parece prevenir que en el 2018 tendremos una baja del valor del dólar para garantizar competitividad global, no existirá una subida salarial importante en EEUU, aumentará la presión social sobre servicios de salud y educación, se elevará la deuda pública a niveles inéditos, habrá un aumento del desempleo y una reducción de la inflación. ¿Se puede dudar acaso de que en 2018 los récords de los principales índices bursátiles largamente sobrevalorados, a saber Dow Jones, S&P 500 y NASDAQ tendrán un severo retroceso?

El 2018 traerá una mayor concentración del enriquecimiento en USA concomitante con un mayor empobrecimiento, es decir se incrementará la brecha de la inequidad. Ya veremos cuán explosiva puede resultar esta situación, los límites políticos y sociales de la inequidad pueden verse a prueba en la principal economía del mundo este año gracias a la nada desinteresada ortodoxia interpretativa de la historia económica reciente.

Jorge Alvear T.