Y si la Oposición su Opusiera – Segunda Parte

(Ésta es la segunda parte a un primer artículo, si desea leer el primero, este es el link a la primera parte: https://ayamovil.wordpress.com/2016/07/03/y-si-la-oposicion-se-opusiera/)

Ante la exuberante evidencia de autoritarismo, corrupción e impunidad, de descalabro económico nacional, ¿es sensata esta respuesta de los alcaldes opositores? Parece no haber concordancia entre los intereses nacionales, las expectativas ciudadanas y el comportamiento de las autoridades locales de oposición.

Esa inmensa cantidad de ciudadanos que hace 2 años, aún sin sentir los efectos de la recesión económica, ya rechazó al correísmo en un proceso electoral. Si hoy se repitiesen elecciones seccionales, el resultado sería abrumador en contra de AP en todo el país, baste señalar que la popularidad del presidente ha perdido 30 puntos porcentuales en apenas los últimos 8 meses de vacas flacas.

Esto abre una interrogante, ¿tiene sentido este estado de cosas con una oposición tan poderosa? personalmente no le encuentro sentido. ¿El abandono y la orfandad en que se encuentran los ciudadanos corresponde con este escenario? Parece imposible, pero es cierto.

Hace muchos años aprendí que a la gente hay que evaluarla por sus actos, no por sus palabras. Si ponemos ello en práctica, el ampuloso y diverso ramillete de opositores se desvanece rápidamente.

Si procuramos evidencias de oposición en los principales alcaldes oposición, Nebot y Rodas, nos quedaremos con las manos vacías, sin embargo, si buscamos evidencias de colaboración con el gobierno, ellas saltan a la luz inmediatamente, y todas ligadas a grandes contratos opacos, firmados a dedo con consorcios poco transparentes. Contratos que fueron firmados inicialmente por autoridades locales en ese momento afines al gobierno y sospechosamente heredados en términos de renegociación poco claros a las nuevas autoridades locales “opositoras”. En este rango caben el Tranvía de Cuenca, el Metro de Quito y el puerto de aguas profundas de Posorja.

Ni siquiera cabe argumentar al respecto, las renegociaciones de los contratos del Tranvía y del Metro conllevaron incrementos, en el primer caso de 35 millones y en el caso del Metro en 500 millones aproximadamente; además de que, Odebretch, la empresa ganadora del mega contrato del Metro de Quito, ha sido evidenciada internacionalmente como una empresa corrupta y cuyo máximo personero, Marcelo Odebretch, es bien sabido porqué fue a parar a la cárcel.

En el caso de Posorja, los términos de la concesión hablan de condiciones excluyentes que afectan directamente a las operaciones del puerto de Guayaquil, y sobre el cual Jaime Nebot señala que aún no ha terminado de leer el contrato. Sobre las empresas contratistas, Dubai Ports World (DP World) y su contraparte local Nobis (Isabel Noboa), se parte de que no es una empresa pública, requisito legal en este tipo de contratos, y su estructura societaria es un misterio bajo siete llaves. De los datos que se han filtrado el contrato contemplaría que el puerto de Guayaquil no aumente la profundidad de sus canales de acceso por sobre los 9,75 metros, a fin de garantizar que los cargueros de última generación Post Panamax y Super Post Panamax con un calado mayor solo operen en Posorja, de igual forma se sabe que uno de los requerimientos es que 200 kms. a la redonda no se realice manejo de contenedores en ningún puerto… cuando el Puerto de Guayaquil se halla a poco más de 100 kilómetros.

Algo muy curioso es que se contempla que las obras de infraestructura por aproximadamente 1000 millones implementadas en Posorja, luego de los 50 años de concesión no pasarán al Estado ecuatoriano, sino que su propiedad la mantendrá DP World, cosa excepcional en este tipo de contratos, más aún cuando ya se prevé una tasa de cobro de servicios 20% mayor a la tasa que cobra el puerto de Guayaquil.

No solo que el contrato del Puerto de Aguas Profundas de Posorja violenta las normas legales de contratación pública, sino que afecta directamente el futuro del Puerto de Guayaquil. Nadie se explica el silencio del Alcalde Nebot al respecto… habrá que esperar a que termine de leer el secreto contrato, para deducir según su reacción qué intereses defiende, si los de Guayaquil o los de los contratistas y sus asociados.

Para hacer posible el actual estado de cosas en el país el correato mantiene profundos nexos con los poderes de facto que controlan al país. Requiere la neutralización de buena parte de su casta política, de los grandes consorcios económicos, de buena parte de las Cámaras y de las Fuerzas Armadas. Más aún, podríamos señalar que la Iglesia es parte de sus aliados por que mira con agrado la lucha contra el aborto y el cuestionable y ultra conservador Plan Familia.

Sí, es deprimente. El cáncer verde ha hecho metástasis en el Ecuador. Los poderes fácticos, quienes en realidad deciden el futuro del país, están con el correísmo. Quitémonos la venda de los ojos fraternos ciudadanos: estamos solos en esta lucha, el correísmo y 4 años más de lo mismo son bienvenidos por políticos, autoridades locales, grandes empresarios, la Iglesia, gran parte de las cámaras, los exportadores, la banca, los empresarios locales que tienen ganancias inéditas desde la eliminación de la competencia de los productos importados… en fin.

El escenario nacional es complicado para quienes no medramos del poder, es decir para el 99% de los ciudadanos. La posibilidad de que este gobierno termine antes del 17 se ve cada vez más efímera, al igual sucede con las probabilidades de gozar de un proceso electoral limpio; por otro lado, estamos abocados a vivir una condición económica paupérrima este año y al menos el próximo, sin descartar que todo este cuadro se agudice y que AP siga en el poder hasta el 21 o más allá… las opciones que nos quedan no son muchas: resignarse, sacar visas y comprar pasajes o afiliarse  de una vez por todas en Alianza País.

Quizás quede una más, la más difícil, pero la más prometedora en este dantesco panorama: mantener la resistencia, ilustrar a los ciudadanos sobre lo que representan cada uno de quienes se consideran presidenciables, actuar efectivamente en contra de la impunidad y la corrupción, luchar por alcanzar unas elecciones limpias y constituir un contrapeso ciudadano que perdure más allá del correísmo y que audite, fiscalice y controle a un nuevo gobierno y a la casta política desde la participación ciudadana efectiva, para orgullosos poder presentar un futuro distinto a nuestros hijos.

 

Jorge Alvear

Anuncios

Un comentario en “Y si la Oposición su Opusiera – Segunda Parte

  1. Quizás sería bueno en próximas entregas profundizar en el “cómo” hacer para afrontar este cáncer verde. Desde la resistencia estamos concientes de que no hay otra opción que seguir luchando aunque muchas veces vamos a ciegas y de tumbo en tumbo… Por eso necesitamos mucha orientación para actuar estratégicamente y no perder el norte. Sabemos que es difícil aunque no imposible. Con fé y perseverancia podemos lograrlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s