CARTA ABIERTA POR LA DIGNIDAD DE AGUSTÍN DELGADO

Estimado Agustín, no tengo el placer de conocerte en persona, sin embargo, como todo ecuatoriano te admiro por tu desempeño en la selección ecuatoriana de fútbol. Tú fuiste el autor del primer gol de la Tri en un Campeonato Mundial. Tú fuiste un componente fundamental de la selección en su proceso de clasificación a su primer mundial. Te expreso mi gratitud como ecuatoriano e hincha del fútbol.

Leí en una entrevista que te hicieron que consideras que el cargo que tienes actualmente como Asambleísta en la Asamblea Nacional, es fruto de un reconocimiento del pueblo ecuatoriano por tu desempeño durante tu carrera como futbolista. Debes saber que eso no es así. El pueblo ecuatoriano, la comunidad afroecuatoriana y los imbaburenses te eligieron porque consideraron que eras una persona que podía encarnar lo mejor del país en la Asamblea,  tal y como lo hiciste representando los colores del Ecuador en el campo futbolístico.

El cargo que te brindó Imbabura constituyó la confianza puesta en ti para que sigas aportando con tu calidad humana al país  en otro campo, de ninguna manera es una beca para que goces de tu jubilación futbolística. Esa es la perspectiva con la que el ecuatoriano que te aprecia y respeta te eligió. Dudo mucho que ello haya pasado por la mente del partido político que te auspició, pues siguiendo las viejas prácticas de la partidocracia que tanto crítica y a la que tanto se asemeja, buscó en ti al hombre público que le facilite votos para alcanzar una mayoría en la Asamblea Nacional.

Querido Agustín, todo el pueblo ecuatoriano ha evidenciado, por tu propia voz, que no estás capacitado para aportar al país en esa difícil tarea de ser Asambleísta. Tú también lo sabes. No es momento para analizar por qué sucedió esto en tu vida, pero es así. Debes reconocer que el alto cargo que ocupas no es un premio por lo que fuiste en el fútbol, sino que es una responsabilidad para la que se requiere un alto nivel de preparación y que tu elección, hecha con todo el cariño del imbabureño, está afectando a tus electores y a toda tu provincia. La persona que debe ocupar el cargo en el que estás requiere estar en capacidad de desarrollar proyectos y encaminar la superación de las falencias existentes en tu provincia. Estás dejando a tu provincia sin iniciativas, ocupando un cargo para el que aún, no estás listo.

Por ello, te pido que consideres la renuncia a tu cargo de Asambleísta de la Asamblea Nacional. Me ha dolido mucho cuando el público en un estadio habla mal de la gente negra, los insulta, tú sabes que eso lastimosamente sucede y, probablemente, alguna vez te tocó vivirlo en carne propia. Tu historial te exime de ese riesgo, pues estás más allá de cualquier crítica, dado que eres un merecido héroe futbolístico nacional. No quiero ver que en un futuro cercano el ecuatoriano, imbuido del odio que cada vez con más fuerza y en más gente genera el actual gobierno, se desquite contigo y te insulte en las calles. Estás dispuesto a cambiar el amor y respeto de todo un pueblo por el desprecio y la grosería?, valen los seis mil dólares mensuales trocar el oro por el fango?, el amor por el odio?… no creo que tú necesites tanto ese dinero.

Considera este pedido una oportunidad para que el Ecuador entero te respete más que nunca. Renuncia y demuestra que reconoces una verdad evidente y que abandonas ese puesto demostrando desinterés por el dinero y respeto por tus electores para que alguien más preparado ocupe tu curul.

No permitas que siga la persecución sobre Bonil, quién no faltó a la verdad y se ha disculpado contigo y toda tu familia, como hombre de bien.  Detén el juicio que se le pretende seguir y el cual ya ha sido enviado a la fiscalía, el cual puede acarrear prisión, cosa que sería por demás injusta.

Agustín, un admirador de tu fútbol, que siempre te verá como futbolista más no como Asambleísta, te invita a que tomes esta oportunidad y des una lección de ética a un país que lo necesita fervientemente. Para que a todo el pueblo ecuatoriano no le quepa duda de quién es el Señor Agustín Delgado Chalá.

 Con inmenso aprecio,

 Jorge Alvear T.

Anuncios

LA QUINIELA VENEZOLANA

Dada la situación de Venezuela y la torpe resistencia de Maduro y su banda, que no es de rock, sino de crimen, corrupción e impunidad, (de la cual es alumna cada vez más virtuosa la banda verdeflex) surge un deseo morboso de adivinar intentar cuál será el final de este caos.

Demos por sentadas dos premisas para tener una cantidad manejable de escenarios posibles: la primera hipótesis es que Maduro no renuncia; y, la segunda, es que debido a que gran parte del pastel se lo llevaron los militares, no aparece ningún cabecilla al interior de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, que lidere un alzamiento en armas que derroque a Maduro.

En realidad, ambas hipótesis son harto cuestionables, muy probablemente el conflicto se resuelva por una de esas dos variantes, pero ello le quitaría drama a esta quiniela y la haría menos truculenta, así que para que valga la pena hablar de ello les invito a aceptar ambas hipótesis.

Aquí es cuando uno puede imaginar situaciones realmente interesantes. Habría que asumir que se provocaría algún tipo de presión extranjera dada la cada vez más calamitosa situación, entonces, quién podría actuar sobre Venezuela? la primera instancia llamada a hacerlo sería la OEA, al menos teóricamente, ya que dada su división interna entre los sociolistos pro Cuba y los capitalistos pro Estados Unidos no es viable que la OEA cierre filas y tome una posición común que permita forzar una democracia real en Venezuela.

Otra instancia que estaría llamada a hacerlo sería la UNASUR, pero la existencia misma de esta entidad refleja la intención de desmarcarse de Estados Unidos y profundizar los lazos sur – sur, en los que los sociolistos son mayoría, así que jamás esta entidad va a presionar a Maduro para un retorno a la democracia en Venezuela.

Bien, entonces, qué opciones quedan? no considero probable que el resto del continente y el mundo toleren un gobierno en esas condiciones, por lo que necesariamente hay que considerar qué vías de respuesta son posibles si las entidades regionales no están en condiciones de actuar.

Quizás la forma de presión más inmediata sería que Estados Unidos imponga sanciones comerciales a Venezuela: suspender compra de petróleo… difícil, USA aún depende en gran medida del petróleo venezolano. Además, en general Venezuela ya no tiene divisas y le debe a todo el mundo, estaría China y Rusia siempre dispuestos a apoyarlos con tal de no perder su enclave al sur de las Américas, por lo que podría ser una estrategia errada, sin solución a corto plazo, como prueba de ello está lo que sucede con Corea del Norte.

Yo creo que eso dejaría a Maduro como el comprador de todos los boletos para la rifa de una invasión; y, dado que estamos en el patio trasero gringo, no creo que USA tenga muchos remilgos en justificar vía narco, por la democracia, porque quiero o porque ya está buena la cosa, que justifique una intervención militar en Venezuela, como la que hizo de manera fulminante en Panamá contra Noriega a fines del ’89. Al fin y al cabo, Rusia en su patio trasero se tomó Crimea al vuelo y quiere desmembrar Ucrania por la vía armada. No creo que el mundo se conflictúe mucho por una decisión así, además a USA le interesa por aquello precioso que tiene Venezuela, al igual de precioso que era el anillo de la película para Golum.

Esa podría ser una vía. No estamos en una región del mundo tan “equilibrada” en intereses como para que se baraje la opción de cascos azules o alguna cosa así. A más de las imaginables protestas cubanas, ecuatorianas, bolivianas, nicaragüenses, argentinas y uruguayas  (bastantes  eh!), y el silencio cómplice de Brasil, que más bien sería probable que se estrene como imperialismo regional y participe de la acción, más que tomando otro rol. En este camino, USA, no tendría mayor problema para entregar un crédito suculento y encaminar elecciones para dentro de unos meses.

Esta posibilidad de solución al problema de la adherencia de Maduro al poder, en realidad es poco probable. Lo último que supe es que Maduro no cae porque los militares y demás chavistas corruptos, están negociando la impunidad para entregar el poder, es decir, que no los juzguen por el robo, los asesinatos, encarcelamientos, narcotráfico y demás hechos delictivos que organizaron desde el poder.

Quizás llegar a un acuerdo en este sentido sea lo más factible, además de conveniente para quienes detentan el poder con Maduro. Si no lo hacen y se genera alguna forma de intervención directa, no se salvarán, caerán presos o quien sabe si algo peor. La salida de Maduro, especialmente por la vía violenta, tendría un efecto contundente en Latinoamérica. Venezuela, ya bajo la égida de USA podría establecer reclamaciones a Cuba por lo sucedido en Venezuela y entonces…. esa sería otra quiniela para los Castro. Las repercusiones sobre Ecuador, Bolivia, Argentina y Nicaragua serían diversas, pero siempre amenazantes para sus procesos.

El más sólido y exitoso, el gobierno de Evo quizás no se viese mayormente afectado, solo debería ser más cuidadoso en su proceder, pero qué decir de Ecuador, Argentina y Nicaragua, donde la situación es más convulsa, en Argentina por el caso Nisman – AMIA – Irán, en Nicaragua por el canal interoceánico que está desplazando campesinos a la fuerza generando gran movilización social y Ecuador, donde …. bueno, parece que se le acaba el fuelle y aparece cada vez más aislada la propuesta verdeflex.

En estos momentos en que buena parte del mundo se halla en guerra abierta, un conflicto rápido y agencioso no llamaría la atención del mundo que ve como se infiltra a territorio europeo y norteamericano la lucha del Estado Islámico.

¿Cómo terminará esta violenta telenovela? Si el guión es bueno (a lo Hollywood) nada de lo planteado sucederá y la historia tomará un giro insospechado y, quien sabe, los malos resulten buenos y viceversa…. si es que hay buenos en esta película……

Jorge Alvear

DE LAS PÉRDIDAS IRREPARABLES

“La patria es origen y destino, otorga un sentido a la historia individual, es el sustento de la identidad del sujeto. De ahí que la mayor traición que pueda cometer un ser humano sea atentar contra la unidad, la continuidad y la independencia de su patria, pues atenta contra su propia identidad”   Iván Carvajal

No, no voy a hablar de la oportunidad única de forjar instituciones serias y dejar atrás un pasado políticamente oprobioso, tampoco voy a hablar de aquella gran parte de los 230 mil millones que no se sabe donde están, tampoco voy a hablar de la esperanza, porque esa simplemente, no la podemos perder.

Hablaré de los conceptos, del vocabulario, de las palabras, aquellas que por intangibles son tan profundas y sentidas, de esas que la revolución verdeflex nos arrancó precisamente del corazón, del espíritu, de nuestra identidad.

La perversión marketinera de esta casta enquistada en el poder nos arrebató buena parte de la sensibilidad nacional y la secuestró. La hizo suya, nos la arrebató, ya no será jamás nuestra, de todos los ecuatorianos, que las cuidamos siempre como algo que ninguna guerra nos arrebataría ni ningún enemigo podría sustraérnosla.

Ya no podremos decir igual que antes patria, ciudadano, democracia… pensar en un Eloy Alfaro y su imagen utilizada por un individuo garciano hasta la médula. Qué decir de revolución, esa palabra tan presente en nuestra historia, tan utilizada en identidad con la esperanza de cambio, de lo nuevo, de lo mejor… hoy ya es innombrable, representa fracaso y traición. Para quienes militamos en la izquierda la palabra compañero decía tanto, pero tanto!, hoy está proscrita, se utilizan todos los sinónimos posibles para evitarla. Sin éxito, por supuesto.

El gobierno de la propaganda omnipresente, articulada por un grupo de capaces publicistas, con la ayuda de inconsecuentes e irresponsables profesionales de todo tipo, montó una estructura conceptual muy sólida, no se dejó una piedra del andamiaje simbólico previo sin modificar, se retocó todo bajo la nueva luz de esta imposición, se eliminó lo que desentonaba con su estética y se añadieron elementos nuevos al discurso, ahora convertidos en discurso oficial, como el pelucón, la prensa corrupta o la larga noche neoliberal, etc. que ya son parte inconsciente de nuestro léxico cotidiano.

Palabras que antes se preservaron limpias y representaban lo más profundo de la nacionalidad yacen vencidas, maniatadas, enmascaradas bajo una careta sonriente y disfrazadas de verdeflex. Ya nunca podrán significar lo que eran luego de una nueva generación que ha crecido bajo la influencia de este discurso mesiánico.

En esta necesidad de pensarnos en un momento posterior al correísmo, cabe preguntarse: lo superaremos por completo?, qué de su discurso se quedará en nuestro léxico?, cuánto de su esquema de poder y abuso permanecerá en nuestros actos?, cuánto de miedo y autocensura sentiremos antes de hablar?, cuántas palabras dejaremos de usar?, cómo repondremos el imaginario colectivo luego de esta violenta transgresión a lo más íntimo de nuestro pensamiento?, encontraremos el léxico que nos reinterprete en nuevos términos los viejos significados?

Ya que el verde también lo hemos perdido, a la esperanza será necesario desteñirla y darle el color de nuestros sueños.

 Jorge Alvear

El dispositivo Rafiquito

Asa Griggs Candler fue quien hizo mundialmente conocida la fórmula en base a coca y nuez de cola desarrollada por el químico John Pemberton como medicina. Sí, es la Coca Cola. Griggs fue un precursor del marketing y su estrategia se basó en in que de cada 5 dólares invertidos en Coca Cola, 4 se destinasen al mercadeo y solo 1 dólar para la producción misma. Así se hizo mundialmente conocida la chispa de la vida.

A diferencia de la Coca Cola, que solo ofrece alegría, felicidad, amor… en Ecuador hemos desarrollado un producto mucho más completo que ofrece por sí mismo todo lo que una persona pueda desear: autoestima, paz, felicidad, seguridad, dinero … poder.

Nuestro producto, hecho por ecuatorianos, con materia nacional y para todo el mundo, también se basa en el mercadeo. Al igual que la Coca Cola, ofrece satisfacciones intangibles difícilmente constatables. Las otras, las tangibles, como el dinero, claro que se pueden constatar y contar, como de seguro lo harán los dueños de ambas marcas.

Nuestro producto abarca todo lo que un pueblo puede requerir para ser feliz. No necesita de nada ni nadie más. Perdón, sí necesita de quien le reconozca su grandeza y lo aplauda, pero absolutamente nada ni nadie más. Por lo demás se basta solo. Se sirve de un complejo sistema de espejos, artilugios mecánicos, hologramas, sofismas digitales y caretas que levantan manos y repiten con voces fingidas lo mismo que dice nuestro maravilloso bálsamo doquiera que se encuentre. Ha utilizado la última tecnología de punta para aparecer negro y enjuiciar a quien dice la verdad, para aparecer esmirriado y de chiva para negar una consulta popular, para aparecer como juez y dictar sentencias, para multiplicarse por 100 y levantar las patas frondosas de aborregadas pieles que aparecen como humanas.

En todo lugar y mediante cualquier disfraz nuestro gran dispositivo nos brinda seguridad, confianza, paz y alegría, nos hacer sentir poderosos y nos asegura la satisfacción total. Hace reír y culpa de cualquier mal a todo aquello que él no vende, a la competencia. Se administra por todas las vías posibles: en audio para el oído, en video para los ojos,  en crema para la piel, en supositorio para los intestinos resistentes, intrauterino para prevenir desvíos en las futuras generaciones y vaginal para garantizar orgasmos continuos.

Este maravilloso producto aconseja su consumo continuo y perpetuo. Se asegurará de que lo consumas aunque no lo quieras, nunca podrás evitarlo, se te presentará una y otra vez donde menos te lo esperes: en el partido de fútbol de tu equipo (excepto el Ballenita FC, ahí no aceptan sus pautas.. aún), en la novela de la noche, con Bob Esponja y también con Homero, en la radio opositora que acepta sus propagandas (no faltaba más!), en el papel higiénico del baño público, en las toallas sanitarias y, claro, últimamente en los condones hipersensibles.

Quién necesita nada más que nuestro dispositivo rafiquito? Por supuesto que nadie necesita nada más. Y si a alguien se le ocurre que rafiquito no es suficiente, pues es un idiota, estúpido, corrupto, tarado, vendido, traidor, ladrón, gordo, horroroso, puerco, tonto, garrotero, ignorante, tipejo, pateable, cretino, ecologista infantil, mediocre, sátrapa, con zapato en la cabeza, tonto, torpe, troglodita, politiquero, sabido, caretuco o, sin más: pelucón.

Está claro canallas? no necesitamos nada más que esto. Tenemos a rafiquito. Y si esto no te basta quédate callado. Si hablas te caerá toda la fuerza de la ley. Hay que ser imbécil para no entender que hoy y para siempre, necesitamos a rafiquito, sin él no somos nada.

Está claro canallas? no necesitamos nada más que esto. Tenemos a rafiquito. Y si esto no te basta quédate callado. Si hablas te caerá toda la fuerza de la ley. Hay que ser imbécil para no entender que hoy y para siempre, necesitamos a rafiquito, sin él no somos nada.

No necesitamos consulta popular. El 76% de la población son unos ineptos inconscientes que no son capaces de ver lo obvio: rafiquito es todo. ENTENDISTE?